Historia

En 1953, un día como hoy, el sol asomaba sus primeros rayos en la calle Euclides, donde las pequeñas tiendas iban abriendo sus puertas para recibir a sus clientes, como cualquier otro día.

Ese día, un local nunca antes visto, abría sus puertas para hacer visible su vitrina, llena de deliciosos pays de manzana que conquistaban a simple vista. Un delicioso aroma atraía a las personas, quienes al llegar, recibían un caluroso saludo de los que hacían sentir en casa: “Bienvenidos a Pays Coronado”

Fue gracias a la innegable visión de Doña Soledad, complementada por el don y conocimiento de Don Martin, que lo que inició como un sueño, se convirtió en una realidad. Don Martin adquirió los conocimientos gastronómicos que posteriormente desembarcarían en el nacimiento de Pays Coronado en los trenes Pullman de la época, cuyas exigencias no radicaban únicamente en tener donde descansar, sino en tener siempre la mejor oferta gastronómica para los exigentes paladares de sus distinguidos clientes.

Doña Soledad y Don Martin fueron recorriendo Estados Unidos en busca delas mejores recetas, aprendiendo los secretos que generaban ese sabor inigualable y una vez que obtuvieron lo que buscaban, regresaron a su querido México. Después de muchos esfuerzos, lograron adecuar las fórmulas de acuerdo a la materia prima disponible en el mercado.

Con el paso del tiempo, más y más personas entraban en la tienda guiados por la publicidad que hasta la fecha no ha dejado la empresa: de boca en boca; tal y como los mejores secretos son revelados.

Tal fue la demanda, que llegó el momento para la familia Coronado de expandir el Negocio, por lo que compraron pequeñas camionetas, a las cuales un artista de la época, les dibujaba lo que hoy en día sería una fotografía de un delicioso pay de manzana.

Así fue, que lo que comenzó como un pequeño taller artesanal de sabor, poco a poco fue creciendo hasta consolidarse como una reconocida empresa mexicana, que pese a su expansión, nunca ha perdido de vista los valores en los que radican sus raíces.

El delicioso sabor de Pays Coronado permanece hasta la fecha haciendo que esos inolvidables momentos se repitan en las nuevas generaciones y lo compartan con las futuras.